El Portal Humanístico en la red

 

 

 

 
La puerta a un divino universo...

 






 


La Espiritualidad

El propósito de la espiritualidad, tal como la entienden muchas de las tendencias religiosas más liberales, es alcanzar la plenitud interior, o la plena humanidad de la persona. Ganar nobleza, integridad y calidad humana es el claro propósito de la plenitud espiritual.

Otras tendencias la centran como el camino a la salvación. Como tradicionalmente lo ha hecho el Cristianismo y sus derivadas, enfatizando que la espiritualidad es más bien un medio para conseguir un premio en una vida futura post-mortem. Alcanzar el cielo, evitar el infierno, ser contado entre los salvos... Eso es el propósito de la espiritualidad según este paradigma religioso. Incluso existen corrientes que enfatizan la culpa y el auto odio, el sentirse un completo desgraciado que sólo puede rogar la piedad divina también fortalecería nuestra espiritualidad.

La creencia de la salvación también se interpreta en términos de alcanzar la plenitud interior. Llegar a ser un Justo, una persona de vida recta que sirva de ejemplo para las generaciones posteriores de creyentes. Por otra parte, algunas grandes tradiciones que enfatizan la plenitud interior en esta vida, también lo proyectan hacia vidas futuras, como en el Budismo: alcanzar el Nirvana sirve para romper el ciclo de reencarnaciones y reintegrarse en el Alma Universal.

Pero sin duda la espiritualidad nos sirve para crecer interiormente, pues lo otro, la vida eterna, ya es patrimonio ganado al ser dueños de una alma inmortal y de nuestro comportamiento y crecimiento espiritual dependerá el destino que lograremos para esta.

Pues es cierto, que el alma inmortal no es solo patrimonio de los buenos, a pesar que se diga que los "otros", son unos "desalmados", también tienen su alma, solo que aun no han encontrado el camino correcto, o dada nuestra libertad de elección, han elegido evolucionar espiritualmente por caminos distintos a los nuestros, que supuestamente seguimos el camino correcto. Y para ellos esta siempre disponible el arrepentimiento y cambio, como también lo esta para nosotros.

El ejemplo mas claro de un ser que han evolucionado por el camino "incorrecto" seria el mismísimo Lucifer, del cual muchas religiones afirman su existencia. "El que lleva la luz", el ángel caído que supuestamente evoluciona por el camino del Mal y ha llegado muy lejos, siendo dueño de un poderoso espíritu inmortal, con el que lidera legiones de seguidores y continuamente busca adeptos.

Que "nirvana" promete su camino y cual promete el nuestro, si hay caminos intermedios o solo dos destinos diametralmente opuestos, han sido los eternos interrogantes de nuestro largo debatir.

Sin duda el camino lógico para alcanzar la espiritualidad plena es el del Bien, ser noble, integro y humano son las metas y los medios para pasar a formar parte eterna del Alma Universal, la gran familia encabezada por el mismísimo Dios Creador.

Pero cual será el destino de los "otros", A que parte del Alma Universal arribaran los que caminan la ruta opuesta, donde irán los equivocados, los indecisos, los que según nuestros parámetros no son buenos.

Acaso nos acordaremos o haremos algo por ellos cuando finalmente alcancemos "nuestro" cielo, acaso los esperaremos hasta el final de los tiempos para que en sus sucesivas reencarnaciones perseveren, se arrepientan y se reúnan finalmente con nosotros "los buenos"

Y si el arrepentimiento no ocurriera, si estuvieran ellos seguros de haber elegido bien, tendrán un tiempo limite hasta que el dedo de Dios los señale como finalmente excluidos del ansiado cielo.

Y que haremos nosotros si esto ocurre, supuestos dueños de un alma evolucionada en el amor y la compasión, simplemente seremos meros espectadores de tan crítico final, o armados de valor abandonaremos nuestro cielo para ayudarlos, cruzándonos ante el dedo de Dios para acompañarlos y dar nuestra alma por ellos, porque si todavía nos queda corazón sin duda esto deberíamos hacer.

"El hombre es un jinete dorado que cabalga hacia su inexorable alba espiritual" (San Juan, testamento)

Dios está entre nosotros

Jorge Alberto Dini
Mar del plata - Argentina
picis2007@yahoo.com
 

Galeria de los Angeles Poetas

 

 



 




 

© Derechos registrados de Miguel Angel Arcel - Hecho el depósito según marca la ley 11.723 sobre
Derechos de la propiedad intelectual bajo el número 192710 - Anexo sobre el uso de esta web
aqui