El Portal Humanístico en la red

 

 

 

 

Mensaje de la Semana

 

El mundo en el que vivimos


El mundo en el que vivimos pasa mayormente dentro de nuestra mente. 

El mundo no es lo que vemos, sino cómo lo vemos. Podemos ver gente caminando por todas partes, personas que son nuestros parientes, hijos, hermanos, esposo, esposa, tios, abuelos, etc, plantas, flores, cielo y tierra, pero ya desde la determinación del lenguaje algo nos separa de la realidad objetiva para situarnos en la realidad íntima, subjetiva, propia. Sólo nosotros sabemos qué significa esto o lo otro para nosotros mismos en determinados momentos. 

Reconocemos al otro y a lo que está allí, más allá de nuestro cuerpo, no por lo que es, sino por lo que creemos que es. Es en ese momento cuando la palabra se une al sentimiento y provocan en nosotros, estados emotivos diversos. 

Por eso la vida es algo más que simple vida. Es lo que vemos de la vida y es la vida que le damos cuando lo vemos. Cuando algo entra en contacto con nuestras percepciones, se instala dentro nuestro una nueva forma, un nuevo color, un nuevo objeto que crea una forma de pensamiento y una nueva forma de pensarlo. A partir de entonces algo ha cambiado en nosotros. El mundo ya no es el mismo después. Así ha pasado siempre, desde que el hombre empezó a andar sobre la tierra, y la tierra ya no fue la misma, y el hombre nunca más fue el mismo. 

Cuando las cosas no están bien en nuestros mundos cotidianos debemos recordar que no sólo hay allí pensamientos de otros sino que también nuestro pensamiento está presente denominando a la situación, para bien o para mal. Ese es el comienzo de una responsabilidad sobre las cosas que nos rodean y sobre nosotros mismos. 

Pueden pasar muchas cosas terribles en el mundo y el mundo seguirá su marcha, pero seguramente algo se detiene independientemente del mundo, algo que es nuestro, propio, individual y colectivo, eso es el pensamiento. Y cuando el pensamiento se detiene, lo mejor que puede hacer es reflejar en sí mismo lo pensado y lo actuado con anterioridad. 

Uno puede pedir al gobierno, a las autoridades, a Dios, todo aquello que nos alivie y nos devuelva el estado de paz y armonía que deseamos, pero si todos tomáramos conciencia de que lo que pedimos está dentro nuestro antes de haberse instalado afuera, las cosas serían distintas. 

El mundo fue hecho y sigue su andar en el universo relativo, pero lo que hagamos con el mundo entero en el futuro dependerá más que nada de lo hacemos hoy con nuestro mundo cotidiano, desde lo pensado hasta lo actuado en cada minuto de tiempo dispensado por la vida misma. 

© Miguel Angel Arce   

  


INDICE
 

Novedades en la Pagina Principal

Miguel - Gabriel - Rafael - Uriel - Chamuel - Jofiel - Zadkiel - Angel Custodio

Oración - Papel Tapiz - Lenguaje de los Angeles - Relatos - Correo de Ángeles - Canción

Los Dias - Aprender a Rezar - Historia de RafaelHistoria de Gabriel - Historia de Miguel - Historia de Uriel

Novena de los Angeles - Símbolos - Area Natural - El nombre de tu angel - Oración del Buen Humor

Galería de Ángeles Poetas - Mixa y Bae - Archivos de Mensajes Anteriores - El nombre de tu ángel - Jerarquia Angelical -

Envía a un ángel por la red - Reinos Etéreos - El Pedido de un ángel - Ayudas Espirituales - Los 10 Ángeles

Contactar con nuestro ángel guardián - El Ángel de América - Grupo de Oración - Consagración a los Santos Ángeles

A los hermanos - Palabras que Brillan - Sano Humor - Imágenes de Ángeles - Almacén de la Vida - Guía Verde de la Salud