El Portal Humanístico en la red

 

 


 

Almacen de la Vida
Despiertate Vida.... despiertate que vamos a vivir !!!

EMOCIONES

 

 






La decisión de cambiar


La reacción de muchas personas consiste en levantar las manos al cielo, horrorizadas ante lo que podemos llamar el desastre de sus vidas, y renunciar a cualquier intento de hacer nada. Otras se enfadan consigo mismas o con la vida, y también abandonan la partida.

En general, piensan que si la situación es desesperada, y parece imposible hacer cambios, ¿para qué intentarlo? Y el razonamiento continúa así: "Quedáte cómo estás. Por lo menos es un sufrimiento que ya sabes como manejar. No te gusta, pero ya lo conoces, y es de esperar que las cosas no empeoren"

Para mí, el enfado habitual es como quedarse sentado en un rinción con un sombrero de burro. ¿No les suena familiar? Sucede algo y uno se enfada; sucede otra cosa y vuelve a enfadarse, una y otra vez, pero nunca se va más allá del enojo.

¿De qué sirve esto? Es una reacción tonta que desperdicie uno su tiempo sin hacer nada más que enojarse. También es negarse a ver la vida de una manera nueva y diferente.

Sería mucho más útil preguntarse cómo es que uno va creando tantas situaciones enojosas.

¿Cuál cree usted que es la causa de todas estas frustraciones? ¿Qué es lo que usted emite, que genera en otros la necesidad de irritarlo? ¿Por qué cree que necesita enojarse para conseguir lo que quiere?

Cualquier cosa que demos, la volvemos a recibir. Si lo que damos es enojo, estamos creando situaciones que nos darán motivos de enojo, como si nos quedáramos en un rincón con un sombrero de burro, sin ir a ninguna parte.

Si mis palabras han hecho que usted se enfadara, ¡perfecto! Es que deben estar dando en el blanco. Y eso es algo que usted, si quisiera, podría cambiar.

Si realmente quiere saber hasta qué punto es terco, encare la idea de estar dispuesto a cambiar. Todos queremos que nuestra vida cambie, que nuestra situación mejore, pero no queremos tener que cambiar. Más bien querríamos que cambien ellos.

Para hacer que eso suceda, debemos cambiar nosotros interiormente. Debemos cambiar nuestra manera de pensar, nuestra manera de hablar, nuestra manera de expresarnos. Sólo entonces se producirán los cambios externos.

Louise Hay



Solemos enojarnos ante las cosas que nos suceden. Muchas veces creemos que tenemos razones para dar paso a ese enojo.

Somos tercos, y la mayoría de las veces no vemos nuestros errores al contrario creemos que actuamos bien, que no tuvimos nada que ver y que nuestro enojo es justificado por el mal proceder de los demás.

No hacemos nada por cambiar, ni tampoco creemos que un cambio pueda hacernos vivir mejor y sin embargo si nos detuvieramos un instante a observar lo que sale de nosotros y en lo que genera esto en los que nos rodean podríamos darnos cuenta que quedaron muchas cosas sin modificar, que nos hace falta cambiar y que enojandonos solo logramos gastar de una manera inútil energías que pueden ser utilizadas con fines más elevados e importantes.

¿Deseamos cambiar o solo pensamos en un cambio pero no lo ejecutamos porque nos autoconvencemos que así estamos bien?

Solo una día de nuestra vida puede ser el mejor ejemplo para poder analizar las respuestas del entorno a nuestras reacciones:

¿Cómo reaccionan los demás cuando nosotros les hablamos? ¿Cómo nos reciben? ¿Cómo toman nuestros enojos?

Si las respuestas no nos satisfacen, el indicador nos muestra que tenemos que cambiar nuestra manera de pensar, de hablar y de expresarnos.

Graciela De Filippis

 

Volver a Emociones

Volver a la Página Principal