El Portal Humanístico en la red

 

Flores medicinales | Plantas que curan | Frutas curativas | Flores de Bach | Guia Verde | Almacén de la vida | Baños Curativos | Sano Humor | Postales Naturales | Portal de Ángeles | Informes Especiales | Psicologia y salud | Consultoría Psicológica

 

Google

 







 
Aloe Vera
 
El Aloe Vera es un vegetal que goza de gran prestigio en muchos lugares del planeta por sus conocidas propiedades medicinales y estéticas.

Pertenece a la familia de los cactus y crece practicamente en todo terreno, aunque requiere, como todo vegetal tener sus cuidados.

Es una planta que sorprende por sus variados usos y beneficios a la hora de servirnos de sus propiedades.

Es una planta con propiedades cicatrizante, regeneradora de la piel, humectante, antiinflamatoria, y muchisimas más aplicaciones que desde muy antiguo nos viene con sus poderes revitalizadores.

 Además es un gran recurso natural para cuando necesitemos de alivio en casos de quemaduras y problemas de piel.

La planta de Aloe Vera tiene aplicaciones tanto externas como internas. Solo hay que saber como prepararla para el uso que quiera darse. Es un vegetal que puede cultivarse tanto en jardines como en macetas dada su adaptabilidad, aunque es preferible siempre un suelo abierto con un buen drenaje de agua.

El Aloe Vera como popularmente se la conoce tiene propiedades regeneradoras de la piel maravillosas, pues sirve para tratar quemaduras por, acidos, calor, exposiciones prolongadas al sol, lastimaduras, etc. En casos de infecciones, micosis, psoriasis, llagas y picaduras de insectos, esta planta actúa de manera muy eficaz.

Usos del gel obtenido del Aloe

El gel de aloe vera se obtiene abriendo longitudinalmente la hoja y con una espátula de madera o con una cuchara, se raspa la parte carnosa y se va acumulando el liquido sobre un recipiente. Es importante diferenciar dos tipos de liquido que se acumulan en la hoja, uno es de color amarillo y es la llamada ALOINA, una sustancia laxante que esta a unos 2 o 3 mm de la cáscara. Lo que utilizaremos es el líquido que se encuentra en el centro de la hoja o savia transparente, el gel de aloe.

Otra manera de obtener el gel es cortando en trozos 5 hojas, sacarle las espinas de los costados y la cascara. Luego se lava bajo un chorro de agua para quitarle la posible aloina que haya quedado. Se coloca en una procesadora domestica y se tritura todo resultando en breves minutos el gel de aloe vera. Se guarda en heladera y dura hasta 7 dias, pasados los cuales pierde su valor.

Este gel puede utilizarse en casos de quemaduras producidas por el sol o por otro agente, colocando suavemente sobre la parte afectada el liquido y dejarlo secar o envuelto en una gasa. Ademas tambien es bueno como reconstituyente dermico en casos de sequedad de la piel y como antiarrugas.

Se preparan cremas especiales utilizadas en cosmética, tienen un efecto natural sobre la piel obrando cambios benéficos altamente satisfactorios, como cremas limpiadoras, antiarrugas, para pieles secas y delicadas como asi tambien para pieles grasas. Tambien es efectivo en personas que sufren de acné, logrando una limpieza de los poros no dejando que se acumulen celulas muertas, y manteniendo la piel sana y libre de impurezas.


Como preparar la tintura de Aloe

Para hacer la tintura de esta maravillosa planta se licuaran 35 gramos de hojas de aloe sin pelar. Se cortan en trozos y se pone a licuar. Cuando haya tomado una consistencia cremosa, se agregará 55 centimetros cubicos de alcohol y 45 centimetros de agua destilada. Se deja macerar de 15 a 20 días, diariamente puede agitarse la mezcla durante el proceso de maceracion para integrar mejor los elementos. Pasado los dias, se filtra con una tela delgada y luego se lo pasara nuevamente por un filtro de papel. Se embotella en un frasco de color caramelo o azul y se guarda en sitio fresco y oscuro. Esta tintura servira para hacer varios preparados caseros de gran utilidad tanto en salud como en cosmetica.

Esta tintura puede usarse luego en los preparados anadiendo una cantidad de la misma en gel neutro que se compra en farmacias y perfumerias, los cuales traen conservantes permitidos. Para usar el gel preparado con la tintura, se coloca una cantidad sobre la piel y se masajea suavemente hasta que se absorba normalmente.




El uso de la planta de Aloe Vera se ha extendido mundialmente. En esta pequeña síntesis les acercamos parte de sus diversos usos:

Embellecedor de la piel:
Un método fácil para mantener la piel flexible es incorporar al agua de baño áloe. Para ello se colocan en la bañera varias hojas de áloe licuadas, en una bolsita hecha con gasa o con una media de nylon finita. Apretar esta bolsita con fuerza hasta que las hojas suelten el jugo y luego permanecer en el agua entre quince y veinte minutos.


Tratamiento de las quemaduras
El jugo de áloe puede mezclarse con lanolina para atenuar su efecto astringente. Se obtiene un eficaz ungüento. En quemaduras de segundo y tercer grado conviene hacer un lavaje con jugo, y luego utilizar el método de apósitos con pulpa o ungüentos. Lo mismo puede hacerse en quemaduras por ácidos, líquidos corrosivos y por exceso de sol.


Aplicación directa:
La pulpa y el gel sobre un género limpio y de allí a la piel. El sistema más práctico consiste en presionar la hoja cortada al medio en sentido transversal contra la zona lesionada y dejarla quince minutos. Las hojas de áloe no deben tirarse cuando parecen secas. Se raspan con un cuchillo o la uña, con lo que vuelve a aparecer el líquido, y se vuelven a utilizar. Pueden guardarse en la heladera envueltas en papel o film.


Aplique pulpa de áloe:
Golpes, esguinces y luxaciones: Para aliviar el dolor, sobre todo si hay rotura de piel, escoriaciones o laceraciones ya que se suma un efecto antiséptico.


Dolores musculares, artríticos y reumáticos:
Desinflama y tambien alivia. Llagas, ulceraciones externas; Se tratan mediante compresas de pulpa o jugo.


Heridas cortantes:
Los agentes antibácterianos del áloe limpian la lesión y favorecen la regeneración del tejido.



Abscesos y forúnculos:
Se entibia la pulpa o la compresa a utilizar y se aplica las veces que sea necesario.


Acné:
Se aplican compresas de pulpa de quince a veinte minutos diarios en las zonas afectadas y también el áloe aplicado en forma directa se utiliza con éxito en callosidades, herpes, micosis en los dedos de los pies y eczemas.


Picaduras de insectos y animales o plantas venenosas:
Las irritaciones por el toque de medusas, una oruga de mariposa, o una "gata peluda" (gusano cubierto de pelos parecido a un erizo), así como las picaduras más comunes y la reacción que causan la ortiga o la hiedra venenosa se calman con la aplicaión de una hoja cortada o una compresa de pulpa.

Fuente consultada:
"Aloe, Sabila, Manual práctico y clínico"
de Pedro Crea.

 

Ver más plantas y arboles curativos

 

 





 

 

 

     
   
     

© Derechos registrados de Miguel Angel Arcel - Buenos Aires - Argentina.  Hecho el depósito según marca la ley 11.723 sobre Derechos de la Propiedad Intelectual 
Anexo sobre el uso de esta web haga clic Aqui