El Portal Humanístico en la red

 

Flores medicinales | Plantas que curan | Frutas curativas | Flores de Bach | Artículos | Guia Verde | Almacén de la vida | Baños Curativos | Sano Humor | Postales Naturales | Portal de Ángeles | Informes Especiales | Psicologia y salud | Consultoría Psicológica


 

Google




 
Consejos para superar los problemas estomacales

La acidez estomacal se debe a que los jugos gástricos se producen en exceso y salen del estómago y esto irrita las paredes del esófago.

Hay muchos remedios caseros para este problema entre ellos:
Tomar un vaso grande de agua bien fría.

Si se siente mal trate de no acostarse. Sí puede recostarse con la cabeza elevada. Nunca se vaya a dormir hasta dos horas y media después de haber comido.

Tambien la acidez se relaciona muchas veces con problemas emocionales o exceso de exigencia con uno mismo. En estos casos será necesario que tome en cuenta las señales que le está enviando su cuerpo. No desestime la señal de alerta que está recibiendo. El cuerpo tiene su forma de comunicarse, cada dolor o malestar es indicio de que algo no está funcionando correctamente, escuche la voz que proviene de sus entrañas, si algo no está funcionando bien es porque no hay una correcta distribución de las energías que fluyen a través de su cuerpo. Las reacciones químicas son producto de una combustión interna que metaboliza los elementos con que alimenta su cuerpo pero tambien son promovidas desde su psiquis. ¿Tiene mucho trabajo? ¿Hay tantas preocupaciones en su vida? Bueno, posiblemente tenga motivos suficientes como para estar todo el tiempo en tensión, pero ¿es justo para su cuerpo? Acaso la vida no merece la pena de vivirse mejor. Recuerde que no tiene muchas vidas. Tiene una sola. ¡Vívala con amor!

Hay hierbas medicinales que son apropiadas como la melisa, la ulmaria, y sobre todo el té de raíz de jengibre fresco al que se le echa agua hirviendo. Se deja reposar cinco minutos y se bebe.

Si tiene laurel en su casa (es una planta común en todas partes y fácil de conseguir), hágase una infusión con 2 hojitas de laurel. Caliente agua hasta que hierva, corte en pedacitos las hojas, ¡así con las manos! y luego éche el agua hirviendo.

Deje reposar unos minutos, endulze con azucar y bébala despacio.

Mientras lo hace trate de no estar en pensando contínuamente en las causas que han conducido a sus malestares, piense otra cosa.

Piense en lo bien que le está haciendo ese té, piense en las cosas positivas de la naturaleza.

El sistema digestivo es el procesador principal de la vida, trabaja en conjunto con la mente. Si usted come con apuros, si come pensando solo en lo que tiene que hacer después, en la rabietas que se agarró con el jefe o con amigos, etc, usted está incorporando junto al alimento, sustancias nocivas a través de su saliva ya que ella contiene sus rabias, sus decepciones, sus frustraciones, sus ánimos. La saliva porta tambien esa información, cuando pasa al sistema digestivo, éste reacciona incorporando todo lo que ha enviado de mala gana y responde tambien de la misma manera.

Dése cuenta, su cuerpo le está diciendo que hay algo que está mal y que es hora de cambiar. Disfrute de sus comidas, disfrute de las cosas bellas de la vida y bébase un paisaje, ya sea a través de una imagen plana como las que pueden verse en pantallas o mejor aún bébase un amanecer en su casa, vea lo hermoso de la vida en cada rincón. Usted es vida tambien, vea a la maravilla del universo desplegandose en todo su esplendor en todo lo que perciba.

Las hierbas, los tés, los preparados caseros tienen un poder. Hay un potencial propio de las hierbas, pero tambien tienen el poder de sus manos para prepararlos. Algo hecho con amor tiene un sabor especial, algo que la mejor máquina no puede hacer. Recuerdo lo que mi madre solía decir cuando comprobamos lo rica que estaba la comida, nos decía que no tenía muchos ingredientes, que lo habia hecho con pocas cosas, pero que había descubierto algo fundamental, que la comida siempre sabía mejor cuando estaba hecha con amor. Y era verdad. El amor que ella le ponía al cocinar los elementos era algo que no podía extraerse de ninguna planta, de ningún alimento, ese era el toque esencial para que todo fuera un alimento para el alma y desde el alma llegaba el amor hacia el cuerpo que digería todo mucho mejor. ¡Hasta el té hecho con amor nos cura las dolencias! Entonces hágase las infusiones derramando amor en el té. Parece tonto pero no lo es, hágase un té con todo el cariño y ternura con que lo haría para un niño pequeñito.

El ajenjo es otra de las hierbas que ayuda muchísimo al hígado y al sistema digestivo, pruébelo pero no se pase.


 

Infusiones

AREA NATURAL
 


 

 


 

© Derechos registrados de Miguel Angel Arcel - Buenos Aires - Argentina.  Hecho el depósito según marca la ley 11.723 sobre Derechos de la Propiedad Intelectual 
Diseñada para una correcta visualización en 800 x 600 pixeles.

Anexo sobre el uso de esta web haga clic Aqui