El Portal Humanístico en la red

 

Flores medicinales | Plantas que curan | Frutas curativas | Flores de Bach | Artículos | Guia Verde | Almacén de la vida | Baños Curativos | Sano Humor | Postales Naturales | Portal de Ángeles | Informes Especiales | Psicologia y salud | Consultoría Psicológica

 

Google




 
ALCOHOLISMO


El alcoholismo es una enfermedad que en años recientes fue abordada con mayor seriedad por parte del ámbito científico, pues en los primeros años del siglo XX, era considerado un vicio como cualquier otro, remediable por propia voluntad del alcohólico. El tiempo y la evolución social hicieron posible que ese vicio terminara enfermando a grandes porciones de la sociedad que vió más un negocio que otra cosa.

En el año 1957, la Organización Mundial de la Salud, definió al alcoholismo como una enfermedad, una patología que debe tratarse clínicamente y con asistencia médica, además de dar la bienvenida a todo grupo que alerte sobre el consumo exagerado de alcohol y ayude al tratamiento del enfermo.

Esta enfermedad comienza por un detonante psico-socio-afectivo que afecta a la persona en determinado momento de su vida. Tal vez una desilución amorosa, un fracaso laboral, una incapacidad sexual, culpas que no puede elaborar, etc. Son innumerables las causas a nivel subjetivo, pero siempre debemos tener en cuenta que una persona que se acerca al alcohol y no puede dejar de beber, tiene ya una tendencia física a las adicciones, es decir que su organismo responde a los estímulos del alcohol positivamente.

El alcóholico no mide las consecuencias que le acarrea el consumo de bebidas, piensa, como todo adicto que puede controlarlo en cualquier momento, por lo que no le preocupa el tomar. Cree que podrá dejar la bebida cuando quiera. Pero esto no es así, en el fondo lo único que se está produciendo es una adicción obsesiva a nivel psicológico comprometiendo al físico a que responda a la falta de alcohol de múltiples formas compulsivas para la satisfacción orgánica del deseo de beber cualquier bebida que contenga alcohol. Cuando quiere acordarse ya es un adicto compulsivo, un alcohólico, con las consecuencias lógicas de su adicción, pérdida de autoestima, baja su capacidad intelectual, pierde la memoria, puede volverse violento por momentos sin causa aparente, vive su vida de modo insatisfactorio todo el tiempo, sus seres queridos se muestran cada vez más reticentes al acercarse, y un largo etcétera que bien sabe el hombre o la mujer que toma bebidas alcohólicas de manera desmezurada.

Si bien no es tan contundente y caro como otras drogas, el alcohol alcanza a circunscribirse dentro de las drogas blandas y baratas. Todo el mundo puede comprarse una botellita de lo que sea en cualquier momento. En esto no hay restricción más que en algunos países, de venderle a los menores de edad. Pero aún así se vuelve paradójica la prohibición que a más restricción, más consumo. Sobre todo las personas adolescentes caen en las trampas del alcoholismo "por lo que está de moda". Es común ver en ciertos programas de televisión dirigido a los adolescentes, publicidad de whiskys, ginebra, licores, cervezas, vinos, champagne, cocteles, etc. Y si bien no se les dice "¡tomen!" está bien entendido que el cartelito puesto discretamente con colores llamativos al fondo de una publicidad o programa de tv tiene un mensaje subliminal para la aceptación de la propuesta. A veces son deportistas, cantantes, actores, o cualquier personaje que despierte admiración los transmisores de la adicción al alcohol. Les guste o no les guste, pero están haciéndolo. Se excusarán de mil formas, pero de lo único que no podrán excusarse es que detrás de todo está la ambición materialista que los lleva a transmitir un mensaje que en lugar de crear lo único que hace es destruir lo que tanto tiempo pudo haberle llevado a una familia construir.

El consumo de alcohol es controlable cuando la estabilidad psíquica y emocional de una persona es óptima, cuando su situación en la vida no se ve disminuida por factores externos que intentan dejarlos vacíos de esperanzas, cuando no se ven amenazados por un sistema que los utiliza tan solo como agentes de consumo, como hongos de levadura para hacer crecer la masa que no es otra que los intereses particulares de quienes hacen su negocio.

Alguien que ha crecido mirando televisión, alimentándose de "chatarra", viviendo de ilusiones prestadas, es una presa fácil para el reciclaje consumista, pues es producto de lo que la vida en la sociedad actual ha hecho. Si no sirve para nada, por lo menos que se gaste lo que tiene en comprar alcohol, así por lo menos servirá para mantener la fuente de trabajo de los demás: el camillero, el vendedor de bebidas alcohólicas, la fábrica, al médico, al psicólogo, al masajista, a los fabricantes de aspirinas, etc, y finalmente al sepulturero. Toda una cadenita productiva. Nada se pierde, todo se transforma. Esa es la frase que está grabada a fuego en las mentes de todos. Pero justamente el mal entendimiento de esa frase hace que se cometan errores que cuestan caros a la hora de buscar la felicidad. Porque se olvidan que quien pronunció esa frase y quien la pronuncia hoy en día es un "ser humano", se olvidan que entre lo que se pierde y lo que se transforma va la vida de una persona.
 

¿Qué es ALCOHOLICOS ANONIMOS?



Página Principal
 

 


 

 


 

© Derechos registrados de Miguel Angel Arcel - Buenos Aires - Argentina.  Hecho el depósito según marca la ley 11.723 sobre Derechos de la Propiedad Intelectual 
Diseñada para una correcta visualización en 800 x 600 pixeles.

Anexo sobre el uso de esta web haga clic Aqui