El Portal Humanístico en la red

 
Búsqueda personalizada





El Quinto Evangelio

Aquella tarde salió el Maestro de su retiro. Había estado adentro de la cueva por espacio de tres días. Sus discípulos, acompañando su retiro se habían instalado en cuevas cercanas y algunos habían hecho una pequeña vivienda frente a la cueva donde el Maestro estaba.

Todos cuidaban de Él, todos sabían lo que Él les había dicho, todos aprendían día a día sus palabras. Las repetían, las meditaban, las compartían como podían con sus amistades. Aunque el don de lenguas y discernimiento les vendría más tarde.

Tomás estaba siempre cerca de Jesús, sabía escribir y podía leer en varios idiomas. Era el muy amado e ilustrado discípulo del Hijo de Dios. Construyó una pequeña enramada apoyada sobre la roca contigua a la entrada de la cueva donde Jesús se internó por unos días. Tomás creía, Tomás escribía lo que oía de boca del Maestro para la posteridad, para los hijos, para el mundo del futuro. Escribió las palabras de Jesús porque sabía que algún día llegaría el momento de volver a aprender, de volver a empezar. Sabía que algún día caerían como pétalos de rosa desde el cielo.

El Quinto Evangelio surge a través de la figura del discípulo quien escribió todo lo que oía de Jesús, es un diario, un testimonio directo de la época y de la palabra del Maestro.

El más antiguo de los Testamentos que se conoce es el de Marcos que fue redactado alrededor del año 70 DC., le sigue el de Lucas escrito aproximadamente 20 años DC. Evidentemente los evangelios que le siguen se basan de alguna manera en el de Marcos y en el de Lucas, esto es dada la similitud en los escritos que encontramos en la Biblia. Una de las cosas que más llamó la atención fue que en la versión griega, estos testamentos tienen palabras idénticas, lo cual resulta muy extraño que dos personas recuerden un mismo hecho y las relaten tantos años después con las mismas palabras. Las palabras pueden guardar similitud, pero no ser exactamente iguales cuando se refieran a los mismos hechos.

Se sabe, por estudios filológicos que tanto Marcos como Lucas debieron haberse basado a su vez en textos más anteriores aún. Un texto denominado "Q" del que extrajeron los proverbios y las máximas. Ese texto perdido de nombre "Q" podría ser el que verdaderamente sirvió de soporte para la narración escrita de la vida de Jesús.

En el Evangelio de Tomás, verás que Jesús no habla a sus seguidores tan solo para que le adoren, sino para que encuentren por sí mismos el camino de la salvación a través de la sabiduría que arraiga en el espíritu de cada ser a través de la búsqueda incansable de la verdad y comprensión hacia el otro, o sea hacia el prójimo.

En este evangelio no se dice nada acerca de la vida, muerte y resurrección de Jesús, sino que lo muestra tal como hablaba en su momento, con palabras fuertes que en la actualidad podrían sonar mal para gente no acostumbrada al nombre verdadero de las cosas, supongo que peor habrán sonado en los oídos de sus opresores contemporáneos.

A comienzos del siglo XX, se descubrió un papiro en Egipto, en la ciudad de Oxyrhynchus, escrito en griego donde se registraba un fragmento de las enseñanzas de Jesús. Eso corroboró la teoría y las versiones populares de que existía un quinto evangelio atribuido al apóstol Tomás donde se registraban las verdaderas enseñanzas del Maestro. Medio siglo más tarde se descubre el texto completo escrito en copto, lengua egipcia antigua.

Este es el texto. Este es el Evangelio de Tomás, tan auténtico como los libros canónicos según los expertos, aunque la iglesia católica aún no lo haya incorporado a la Biblia.

"¡No mintáis, y no practiquéis lo que odiáis!, porque todo se revela delante del rostro del Cielo. Pues no hay nada escondido que no será revelado, y no hay nada oculto que quedará sin ser descubierto."

Jesús de Nazareth

Leer el Evangelio de Tomás

 

Volver a la Pagina Principal

 Apariciones de la Virgen - El tercer secreto -

La vida despues de la vida - Devociones populares - El Santo Sudario

Qué hay en el más allá - Ante las pérdidas de los afectos - Superar el dolor

El Por Qué de una Aparición - La niñez de María - Ana y Joaquín

Imagenes - Cartas de los amigos - Exorcismos - La ouija y el espiritismo

Los Angeles y sus ayudas - Posesiones y obsesiones - Un ritual de liberación

Los Espíritus malignos - El Diablo y su historia - Incubos y Sucubos

El trabajo del exorcista Palabras que Brillan

¡VISITA EL PORTAL DE LOS ANGELES!

Una fruta tambien es curativa

 




Derechos reservados de AngelRed