El Portal Humanístico en la red

 
Búsqueda personalizada





 

La Virgen de Luján (Argentina)

La vida humana transita por caminos misteriosos a cada momento, a través de la historia colectiva tanto como en lo individual. Vemos miles de peregrinos en todas partes del mundo llevando consigo una carga invisible, un dolor en el alma o un deseo a manifestar. Caminan por largos caminos, cansados pies recorren senderos que por cientos de años otros tambien recorrieron. Muchos dirán que "son movidos por la fe", otros dirán que son locos que no tienen otra cosa mejor que hacer, hay quienes no les dan ninguna importancia y apenas miran a quienes pasan. Pero quien busque respuesta con la pregunta equivocada no solo no tendrá respuesta, sino que además se olvida de cultivar un poquito su inteligencia.

A los religiosos no les gusta mucho hablar de energías o tratamientos de las energías, porque temen que esto sea una nueva forma de entender las religiones y acabe por desarmar todo su sistema litúrgico y feligrés. Es lógico que teman, puesto que el mundo se ha desarrollado a fuerza de manejos ideológicos concebidos desde el miedo y la manipulación conciente de la culpa como elementos formativos de la personalidad individual y que luego se extiende en una onda expansiva a toda la sociedad. Aqui es, en la sociedad, donde se manifiestan las creencias y se vuelve real la fe y la fe es energía.

Cuando una persona cree que puede hablar con Dios, nadie le niega crédito y es posible que otros estén totalmente de acuerdo con la idea, pero cuando alguien dice que Dios le habló, la cosa cambia, y puede ser tratado de loco, delirante irremediable, mentiroso, o psicótico grave. Esto prueba que los seres humanos tienen la irremediable tendencia a creerse centros del universo. Aunque esta creencia, fue desarticulada en tiempos pretéritos cuando se comprobó que la tierra no era el centro del universo, en las mentes humanas, TODAS, la idea no fue erradicada, ni por las religiones ni por las ciencias. Todos se creen centros de atención de Dios o que el universo está al servicio incondicional del yo personal de cada humano. Esto hace que la envidia surja enseguida cuando se trata de algún hecho trascendente ¿cómo es posible que Dios le hable a un poligrillo, a una persona que no tiene las más mínima formación intelectual? Se rasgan las vestiduras de rabia haciendose esta pregunta, o surge naturalmente la otra ¿como es posible que no me hayas hablado a mi, que tanto hice por vos Dios mío?. Entonces, ¿qué hay detrás de estas preguntas?: envidia. Celos enfermizos del ego que se siente centro del universo, de aqui surge el egoísmo y la violencia, la discriminación y la burla, porque cada cual no es hermano de su hermano, ni tampoco ha sabido jamás hablar con Dios. Lo único que hizo fue hablar consigo mismo siempre y se creyó la dulce idea de que hablaba con Dios. Pero cuando alguien trae un mensaje de Dios, lo ponen en la parrilla ardiente hasta que confiese los más intimos detalles de la comunicación y como fue, donde, como,cuando, por que, ¿hay algún mensaje para mi?... aquí nuevamente el egoismo de creerse centro de todo. Cuando en realidad Dios habla todos los días y a todas horas, pasa por la calle vestido de mil maneras y tiene el rostro de hombre y de mujer, de la naturaleza toda que florece en todas partes y no se contamina de nada pues, es incontaminable, solo los egoístas contaminan el mundo con ideas equivocadas valiendose de palabras ajenas de maestros que no se las prestaron, se las regalaron para que las pongan en práctica no para que las utilicen como herramientas que manejen mejor el miedo y la culpa de los inocentes.

La voz y la palabra son medios extraordinarios del manejo del poder, esto lo saben inconcientemente los cantantes, los oradores y los políticos, pero como no profundizan en ello, lo utilizan naturalmente sin preocuparse demasiado de lo que el mensaje conlleva con palabras, de todo lo que va prendido al mensaje, datos muy importantes y que a veces son más importantes que el mensaje oral dado, pero que solo se manifestarán como tales si es transmitido por la palabra.

Hablar con Dios no es solamente articular palabras y hacer un buen uso del lenguaje, no es especificarle a Dios como en un supermercado la adquisición exacta de lo que queremos, hablar con Dios tambien es un movimiento, un baile, una canción, una obra de arte, una escultura, la construcción de algo que sirva realmente a la otra creación de Dios, sus hijos, su descendencia, nuestros hermanos.

Hablar con Dios es escribir con sus propias manos un codigo personal e individual que pueda ser entendido por todas las almas del universo, entonces ya no sera personal e individual, dejará de ser parte del ego para convertirse en un todo trascendente y verdadero, el lenguaje de Dios.

Un movimiento coordinado del cuerpo, como el baile o la gimnasia es en cierto modo un homenaje que le hacemos a quien nos creó, es devolverle en belleza lo que en verdad nos dió, capacidades para expandir la conciencia y crecer evolutivamente hacia estadios superiores del ser.

Cuando un grupo de personas decide en la soledad de su casa hacer una peregrinación, ya sea por cumplir con una promesa, por hacer una promesa, para agradecer la mano salvadora de Dios o la Virgen o Jesús, está poniendose en sincronía con otros seres humanos que comparten ese lenguaje, esa idea que los unifica y los amalgama como una sola entidad ante Dios, el amor compartido y engrandecido por el movimiento.

Iniciar una larga caminata que tendrá simbolismos en todo su recorrido y todo lo que se haga durante la misma será una palabra dicha, un mensaje emitido por cada una de las personas, un brillo de su alma o un colorido personal. Todo lo que encuentre en su camino será una respuesta de Dios a través de una persona, un árbol, un pájaro, o una hierba, miles serán las palabras mudas, pero se harán presente siempre. Solo es cuestión de saber mirar y escuchar, no simplemente ver y oír. Se mira con el alma y se escucha con la mirada.

En Argentina existe la basílica de Luján, como en otras partes del mundo es un templo dedicado a la Virgen María en su advocación como la Inmaculada Concepción. Todos los años se llevan a cabo 2 peregrinaciones, el 8 de Mayo y el 8 de Diciembre. Todas las personas de ferviente fe religiosa se unen en peregrinación a la basílica que está a unos 60 kilómetros al oeste de Buenos Aires. Llegan personas de países limítrofes, de otros estados argentinos y todos con la idea enraizada en una comunicación especial con la Virgen y con Dios. Llevan en sus corazones un pedido, un agradecimiento o simplemente ser amigos de sus amigos y acompañan a otros en su caminata.

Todo comenzó en el año 1630 cuando un portugués decidió construir una capilla en honor a la Inmaculada Concepción de Maria en sus terrenos, donde tenía una estancia. Le pidió a un amigo que vivía en Brasil que le envíe una imagen de la Virgen. Este en respuesta le envió dos, una de la virgen con el niño Jesús en sus brazos y otra representación de la Inmaculada Concepción. Las imágenes llegaron a Buenos Aires y luego se le encargo a una persona que las llevara a quien las había solicitado.

Los caminos en esos tiempos eran ásperos y el clima de Buenos Aires es muy frío en invierno, son campos de la pampa húmeda que se cubren con un manto blanco infinito de rocío congelado durante las noches, el hielo entre las hierbas y el celeste cielo reflejado sus minúsculos copos, fertilizan sus ricas tierras para alimentar la siembra y el ganado. Por alli iba la carreta que llevaba las imágenes, al tercer día decidió el encargado de las imágenes, acampar alli para pasar la noche. Al día siguiente, cargaron nuevamente las carretas, pusieron todas sus cosas y acomodaron las imágenes, pero lo bueyes no se movieron. Otros peones y trabajadores del campo fueron en su ayuda y trataron de mover a los animales que estaban estancados en el lugar. Luego descargaron algo de las carretas, dejando su carga mas importante, la estatuas, no se movieron, pusieron todo nuevamente en su interior y sacaron las imagenes, entonces los bueyes se movieron con facilidad. Volvieron a colocar las imagenes en el interior de la carreta y otra vez los animales se quedaron duros, no se movían. Volvieron a sacar las imágenes y los animales se movieron fácilmente. Llegaron a la conclusión que la Virgen deseaba quedarse allí.

Fue asi entonces que le entregaron la imagen de la Inmaculada Concepción al dueño de esas tierras, mientras que la otra, la de la Virgen con el niño Jesus en brazos seguiría su camino, y que hoy se venera en Sumanpa. El prodigio se expandió luego a todo el Virreynato del Rio de la Plata y se organizaron peregrinaciones para ir a visitar a la Virgen que quiso quedarse alli, en los campos verdes de la pampa infinita solo coloreada por el blanco rocío congelado y el celeste cielo, como la bandera argentina. El Papa León XIII la coronó canónicamente en el año 1887. De aquel hecho nacieron las peregrinaciones hacia luján y continúan siempre, todos los años, en que miles de personas van a hablar con Dios y a escuchar su palabra en el camino y en el descanso, cuando llegan, en los brazos de la Madre de Dios que quiso quedarse alli. Eso fue un milagro de fe.

© Miguel Angel Arcel
 

Volver a la Pagina Principal

Ver otras apariciones de la Virgen - La niñez de María - Sus padres

El enigma de las apariciones - El Tercer Secreto de Fátima - El Santo Sudario y el misterio

¿Qué hay en el más allá? - Ante la pérdida de afectos - Superar el dolor - Devociones Populares

El por qué de una aparición - Oraciones - Imagenes - Cartas de los Amigos

Los Espiritus malignos - Palabras de Amor en el momento de dolor  - Exorcismos

Incubos y Sucubos - Los espiritus de la noche - Quién es el Diablo, su historia - Los Posesos

Los ángeles y sus ayudas - El exorcista Ritual de purificación - La Ouija y el Espiritismo
 





 

Derechos reservados de AngelRed